Para meditar en Semana Santa

"En estos días celebramos con alegría el gran misterio de la muerte y resurrección de Cristo. 

Todo esto nos trae una alegría auténtica, profunda, que se basa en la certeza de que Cristo resucitado ya no muere más, sino que vive y actúa en la Iglesia y en el mundo. 




No es fácil aceptar la presencia del resucitado en medio de nosotros. 

La pregunta que el ángel dirigió a las mujeres, aquella mañana de Pascua: “¿Por qué buscan entre los muertos al que vive?”, nos debe interrogar también a nosotros. Buscamos entre los muertos al que vive cada vez que nos encerramos en el egoísmo o en la autocomplacencia, cuando nos dejamos seducir por el poder y las cosas de este mundo, olvidando a Dios y al prójimo, cuando ponemos nuestra esperanza en vanidades mundanas, en el dinero o el éxito; cada vez que perdemos la esperanza o no tenemos fuerzas para rezar, cada vez que nos sentimos solos o abandonados de los amigos, e incluso de Dios,cada vez que nos sentimos prisioneros de nuestros pecados.
 
La advertencia del ángel nos ayudará a salir de nuestras tristezas y a abrirnos a la alegría y a la esperanza. La esperanza que remueve las piedras de los sepulcros y nos empuja a anunciar la Buena Nueva a los demás."

 

Que esta reflexión del Papa Francisco nos ilumine para vivir el regalo de esta Pascua nueva dejándonos alcanzar por el amor de Jesús, que baja hasta el extremo del dolor para estar cerca nuestro.



*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada