Pentecostés 2017


Ven, Espíritu Santo,
y envía desde el cielo
un rayo de tu luz.

Ven Padre de los pobres,
ven a darnos tus dones,
ven a darnos tu luz.



Consolador lleno de bondad,
dulce huésped del alma,
suave alivio para el hombre.

Descanso en el trabajo,
templanza en las pasiones,
alegría en nuestro llanto.

Penetra con tu santa luz
en lo más íntimo 
del corazón de tus fieles.

Sin tu ayuda divina 
no hay nada en el hombre,
nada que sea inocente.

Lava nuestras manchas,
riega nuestra aridez,
cura nuestras heridas.

Suaviza nuestra dureza,
enciende nuestra frialdad,
corrige nuestros desvíos.

Concede a tus fieles,
que en tí confían,
tus siete sagrados dones.

Premia nuestro esfuerzo,
salva nuestras almas,
danos la eterna alegría.


Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Miguel Magone, el pandillero de Dios