Una mañana bien oratoriana


El sábado 6 de mayo recordamos a Domingo Savio, el joven que nos enseñó que la santidad consiste en estar "siempre alegres" y en ser amigos de Jesús y de María. 
Por eso, el lunes 8 celebramos esta fiesta con inmensa alegría, recibiendo en el patio a los chicos y chicas de Séptimo grado del Colegio "María Auxiliadora" y de la Escuela "Ceferino Namuncurá".




Con la guía del Profesor Visentini, y la ayuda de los maestros de cada grado y de los animadores de Quinto año, compartimos una mañana de juegos que permitieron que todos los participantes se divirtieran sanamente junto a chicos que hasta entonces no conocían.


Para los de Séptimo tal vez fue el primer día en que pudieron verse las caras y hablar con los alumnos de las tres escuelas que en Salta disfrutamos la riqueza de un mismo carisma.




Los juegos y el desayuno comunitario, los desafíos de preguntas y respuestas y las representaciones del comienzo, donde cada escuela mostraba algún aspecto de la vida de un santo salesiano, favorecieron que se lograra un hermoso clima de integración y compañerismo.







En todos los participantes quedó el deseo de revivir la experiencia, y en los corazones la certeza de lo verdaderamente grandes que fueron los sueños de Don Bosco.




¡Felicitaciones!

*

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Miguel Magone, el pandillero de Dios