Aguinaldo del Rector Mayor


¡SOMOS FAMILIA ! Y ¡nacimos familia!

Todos tenemos la fuerte vivencia personal de que hemos nacido en una familia, con la belleza y limitaciones de toda familia pero, en definitiva, en su seno. 
Ser Familia es esa realidad humana muy concreta donde se aprende el arte de la Vida y del Amor.
La familia, bien lo sabemos, está hecha de rostros, de personas que aman, hablan, comparten y se sacrifican por los demás, defendiéndose y defendiendo la vida propia y de los suyos a toda costa. Uno se hace persona viviendo en familia, creciendo, por lo general, con los padres, respirando el calor del hogar.



Es en la familia donde se recibe el nombre y por tanto la dignidad, donde se experimentan los afectos; donde se saborea la intimidad, donde se aprende a pedir permiso, a pedir perdón y a dar las gracias.
La familia es también - lo sabemos - primera escuela para los niños, grupo de pertenencia imprescindible para los jóvenes y el mejor lugar para los ancianos.
Esta realidad es algo que hemos vivido todos, de una manera o de otra, desde la dimensión humana y antropológica, aún en medio de dificultades y problemas.


Al mismo tiempo, no perdemos la perspectiva de lo que significa la realidad de la familia  junto a Dios. La familia es un gran signo y sacramento del Dios Trinitario que es Comunión de Amor.
La familia es también seno materno en el que el Hijo de Dios hace un camino de Humanización.

Además, los destinatarios de este Aguinaldo somos también "familia salesiana". ¡Somos familia!
Casi todos nuestros grupos tienen explicitado en los diversos estatutos el espíritu y el clima de familia como parte constitutiva de su ser. También orientamos, muchas veces, nuestra acción pastoral hacia la familia, con las familias y para las familias.


Esta premisa explica nuestro deber de hacer una lectura salesiana de la realidad de las familias - como educadores que somos de niños, niñas, muchachos, muchachas y jóvenes -, y de dar nuestra humilde contribución, en la vida cotidiana, para que puedan crecer en el amor.

¡Feliz 2017!


*

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Miguel Magone, el pandillero de Dios