Bendice a tu pueblo con la paz...


Ayer, el sol de la mañana iluminó un nuevo momento de oración ecuménico, agradeciendo a Dios por el don de la tolerancia, y rogando por el gran regalo de la paz, particularmente para aquellos hermanos que hoy mismo sufren el dolor de la guerra.
A las 08.30 se inició la oración, de la que participaron  el Padre Director del Colegio, Alejandro Garzón sdb, el P. Adolfo Barrionuevo, católico ortodoxo, y Ana María Viglianco y Gustavo Rodriguez de la iglesia metodista.



La lectura del Evangelio elegida como centro de la jornada fue la parábola del Buen Samaritano. Luego de la proclamación, realizada por un niño de la Primaria, cada uno de los ministros presentes reflexionó brevemente acerca del poder de la oración, del sufrimiento que trae consigo la indiferencia, y de la alegría y el bien que un corazón misericordioso puede engendrar.






La lectura de las preces, la oración conjunta del Padrenuestro y el conmovedor saludo de la paz fueron otros momentos sobresalientes.
Todos los alumnos del turno mañana del Colegio tomaron parte en la oración, acompañados de docentes, empleados administrativos y de maestranza, y muchos familiares. También se sumaron los Séptimos grados del Colegio “María Auxiliadora” y de la Escuela “Ceferino Namuncurá”.
Daniela Chávez, Secretaria de Culto de la Provincia, Serafina Russo, vice cónsul honoraria de Italia, Eduardo Zózzoli, presidente de la Sociedad Italiana y Sebastián Ahur, presidente de la Unión Sirio Libanesa se unieron asimismo a la mañana.


Antes de la desconcentración, las niñas Zoya, Andy y Zena Barakat, de nacionalidad siria, alumnas del Colegio “María Auxiliadora”, contaron la dolorosa experiencia de haber tenido que emigrar a causa de la guerra. Dolorosa, pero también esperanzada, por los gestos concretos de amor y bienvenida de sus compañeras y de la comunidad educativa del Colegio. Su testimonio fue escuchado en un clima de profundo respeto y silencio por todos los presentes.

¡Bendícenos, Señor, con el don de la paz!

*

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada