Bien cubiertos


Siempre es muy intenso el trabajo de renovación y mantenimiento que se realiza en las instalaciones del Colegio... hace 100 años que el edificio nos alberga, y se merece estos cuidados.
A las pequeñas tareas de pintura, carpintería y plomería que continuamente se van realizando, de vez en cuando se suman inversiones más importantes.


En meses anteriores fueron la Capilla, totalmente renovada, o las poderosas columnas antisísmicas... y en esta ocasión llegó el turno para los techos que, sobre calle Alvear, aún estaban cubiertos por las antiguas estructuras de fibrocemento.  Con rapidez y cuidado se está procediendo al cambio por nuevas chapas metálicas, que brindarán un mejor resguardo para las aulas y las salas correspondientes.
Por supuesto, aquí vemos el resultado de las múltiples actividades extras realizadas para recaudar fondos... y por eso este logro es compartido por todos.

*

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo