El Padre Caggiati llegó al Cielo


A las 03:00 hs. de este lunes 25 de mayo de 2015 falleció nuestro querido hermano salesiano, el P. Leonardo, a los 76 años.
Nació el 6 de noviembre de 1938, en Luján de Cuyo (Mendoza), en el hogar de Ángelo y Regina Schmid. Salesiano desde el 29 de enero de 1957, al concluir el Noviciado en San Ambrosio. Y, tras los estudios de filosofía en el “Miguel Rua” y el tirocinio en el Colegio “Domingo Savio”, realiza los estudios de teología en el Instituto “Villada” y es ordenado sacerdote el 13 de agosto de 1966.


Una parte importante de su acción salesiana la desplegó en obras de Córdoba como de Mendoza. En algunas desempeñó el servicio de P. Director, como es el caso de San Antonio de Padua y del Instituto Técnico Villada.
Sólo en los últimos diez años la obediencia lo fue sacando de ese circuito que ya conocía, pasando en 2005 a Salta, donde por varios años prestó un efectivo servicio especialmente en la Vicaría del Milagro. Para el año 2012 - y ya en la nueva configuración de la  inspectoría Argentina Norte - pasa a la obra salesiana de Santa Fe.

La Comunidad Salesiana de Salta del 2009.
Amable, cercano y firme, fue un salesiano laborioso y ordenado. La firmeza de su carácter no era razón para que se cerrase al diálogo. Como tantos en esta época de notables cambios sociales y culturales, también él fue aprendiendo a trabajar para y con los laicos.  Supo animar y conducir tanto los sectores que se le encomendaron como las obras de las que fue Director. Frontal en sus expresiones, supo cultivar la amistad. De una fe sencilla, no era de pegar vueltas para proponer lo religioso. Y aún en medio de las dificultades podía poner su chispa de humor, lo que lo ayudaba a tomar distancia del abatimiento que podían producir algunos problemas.

En el homenaje de gratitud a la Iglesia de Salta por parte de los Salesianos, en junio de 2011.

Estaba en Santa Fe, en el 2013, cuando el cáncer que en su momento había superado, volvió a hacerse presente. Eso supuso su traslado a la Casa Zatti para una mejor atención. Quienes lo hemos visto a lo largo de este año y medio fuimos testigos sí de una declinación física, pero sobre todo de una aceptación serena y confiada de la situación. Y a la par de eso, un estado de ánimo que lo llevaba a tratar de estar lo más presente posible con la comunidad aun cuando las fuerzas no le respondían tanto. Nunca perdió la calma, la sonrisa, la palabra de aliento y la chispa, aún en medio del gran dolor que tuvo que sufrir. Estos últimos meses nos ha brindado un hermoso testimonio por el que estamos muy agradecidos y edificados.
La familia fue siempre muy importante, su terruño mendocino, y sobre todo el de Luján siempre estuvo presente en su vida. Se emocionaba con facilidad al recordarlo. Siempre le gustaba pasear y conocer lugares, pero parecía que su Mendoza era el lugar preferido que lo transportaba a los orígenes y al cariño fundante de su vida.

Con la urna de la reliquia de Don Bosco, en octubre de 2009.
El testimonio de los Hermanos con quienes compartió estos últimos años es de un gran agradecimiento por su testimonio de aceptación en la fe de su situación, siempre consciente, siempre sobreponiéndose con un ánimo alegre y entusiasta a la enfermedad. Quería estar en comunidad, quería estar entre los hermanos, preocupado por cada uno, compartía todos los espacios que más podía. Muchas veces en reuniones dónde él no podía estar, surgía entre los hermanos compartir cómo nos ayudaba sus gestos de cariño fraterno en la vida cotidiana, en la vida de familia.

Acompañando al Tío Crippa en su cumpleaños.
¡Cuánto le debemos a Leo! Humildad y aceptación, entrega de la vida en la fe. Vivís tu pascua cerquita de la fiesta de la Auxiliadora, la que te ha cuidado y sostenido con su testimonio. A su ternura materna y a su Hijo, el Señor de la Vida, te confiamos. Te vamos a extrañar mucho…

¡MUCHAS GRACIAS y hasta siempre!

P. Manolo Cayo sdb

P. LEONARDO CALIXTO CAGGIATI
* Luján de Cuyo (Mendoza) 06/11/1938
+ Córdoba 25/05/2015
- a los 76 años de edad,
- 58 de salesiano y 48 de sacerdote. 

*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada