¡Jesús resucitó!


“Imploremos al Señor Resucitado la gracia de no ceder al orgullo que fomenta la violencia y las guerras, sino que tengamos el valor humilde del perdón y de la paz. Pedimos a Jesús victorioso que alivie el sufrimiento de tantos hermanos nuestros perseguidos a causa de su nombre, así como de todos los que padecen injustamente las consecuencias de los conflictos y las violencias que se están produciendo y que son tantos.


Que a los marginados, los presos, los pobres y los emigrantes, tan a menudo rechazados, maltratados y desechados; a los enfermos y los que sufren; a los niños, especialmente aquellos sometidos a la violencia; a cuantos hoy están de luto; y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, llegue la voz consoladora del Señor Jesús: Paz a vosotros. No temáis, he resucitado y siempre estaré con vosotros”.

(Fragmento de la homilía del Papa Francisco en la Misa Pascual)


*

¿Qué te pareció este artículo?

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Miguel Magone, el pandillero de Dios