¡Feliz 2015!


Que María, Madre de Dios y Madre nuestra, nos haga sentir su presencia cariñosa acompañando nuestras alegrías y tristezas en el año que se inicia.

Y que nuestra devoción a ella nos acerque más al amor de Dios.

¡Feliz 2015!

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada