Homenaje a Güemes


Ayer recordamos en los dos turnos la muerte del General Martín Miguel de Güemes, defensor de la Patria, a veces injustamente olvidado.



En el Secundario, el homenaje se rindió a través de poesías, bailes folclóricos y una intensa representación de la muerte del héroe gaucho.



La dedicación con que el acto fue preparado por docentes y alumnos de varios cursos, y el silencio respetuoso con que fue contemplado, se convirtieron también en un merecido reconocimiento.



SIN RETRATO
Julio César Luzzatto

Aquí donde el libro se abre,
debió estar, como se impone,
con el negror de sus barbas
y el oro de sus galones.

No está porque su figura
entró con él a la noche.
Partió sin dejar retrato,
por lo cual no es menos prócer.

Se descuidó de su luz,
de su imán y de su porte.
¿El incendio y el torrente
sueñan en ser medallones?

Para dibujar la estampa
del Güemes que hoy se conoce,
los pinceles escucharon
la voz antigua del monte.

Orillaron la memoria
del cerro que fue su molde,
la de los fuegos agrestes
y las guitarras insomnes.

Alguna lanza olvidada
también arrimó sus voces,
y el viento que anda sin rostro,
sin edad y sin colores.

Se olvidó de su retrato,
pero dejó sus acciones,
donde se lo ve como era
al resplandor de su nombre.

Trajinante como el río,
que hasta duerme en el galope,
la guerra no le dió tiempo
de posar ante pintores.

*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada