Día del Niño y festejo para todos

Transcribimos el texto de la nota de tapa del diario El Tribuno del domingo 1 de setiembre:

SALTA EL FESTIVAL “POR VOS, POR MÍ” INTEGRÓ A SESENTA NIÑOS ESPECIALES
Un Día del Niño, un festejo para todos
Hubo un agasajo para chicos con capacidades diferentes en el Colegio Salesiano. La invitación corrió de boca en boca

Durante agosto los festejos por el Día del Niño se multiplicaron en barrios, escuelas y clubes; pero mientras miles de niños disfrutaban de payasos, sorteos y regalos, otros quedaron en sus casas. Para ellos tal vez fue una jornada más, condicionada por una movilidad que no tenían, una seguridad con la que no iban a contar o una mirada organizadora que, a pesar de sus buenas intenciones, no los había tenido en cuenta.
Por ello el grupo San Francisco -de la iglesia homónima- se propuso llevar a cabo una jornada diferente destinada a niños diferentes. Las particularidades comenzarían por la convocatoria -a través del boca a boca y nombre por nombre- y atravesarían los alimentos que iban a ofrecerse y los juegos propuestos. De 14 a 17, los más de sesenta niños que se acercaron al Colegio Salesiano, donde se realizó el encuentro, disfrutaron de una mesa con dulces adecuados a sus posibilidades de degustación: algodón de azúcar, malvaviscos y esponjosos alfajores. También de un pelotero que semejaba un metegol humano. Además se improvisó un atelier y un espacio para transformarse por obra de pintacaritas. El show de Carlitos Melián y sus muñequitos fue el éxito de la tarde.


“Por vos y por mí”, definición de solidaridad
Cecilia Viglione (49), mamá de Robertino Zilli (18) -quien padece adrenoleucodistrofia (ALD), una enfermedad congénita que destruye progresivamente la materia blanca del cerebro y cuyos efectos son hasta ahora irreversibles- fue una de las organizadoras del festival.

Ella, con un largo camino andado entre miradas opacas e indiferentes hacia el dolor de las madres que luchan por sacar adelante a sus niños especiales, se refirió al logo del festival “Por vos y por mí”, breve pero alusivo a un orden universal. “Eso que vos das te vuelve multiplicado, más si lo das a personitas olvidadas, que están en el anonimato, que no pueden salir de sus casas y no se las integra. Cuando hay una llamada para el Día del Niño, van muchos niños, pero hay muchos otros que no pueden ir, como aquellos que no tienen quién los lleve o necesitan de algo particular para trasladarse. El que uno aprenda a mirar a todos los niños es como una aureola que se expande cada vez más y llega a más gente”, dice convencida.

Una cadena fraterna de voluntades
El padre Miguel Hilal, del Convento San Francisco, se refirió a las razones que llevaron a este particular grupo a idear una jornada festiva para integrar a los niños con capacidades diferentes.

“Me parecía que todos los niños se merecen festejar el Día del Niño. Por eso aunamos voluntades y nos pusimos manos a la obra. No hicimos una convocatoria abierta para todas las instituciones porque creemos en el vínculo, en el otro que tiene nombre y apellido, el que es mi amigo, el hijo de un amigo que tiene capacidades diferentes”, especificó. Así constituyeron “una cadena fraterna -que es lo que nos pide el papa Francisco-, en la que prevalezca nuestra capacidad de sentirnos hermanos. En la familia siempre hay hermanos que no la están pasando bien y buscamos que tengan un espacio de reino para poder compartir y olvidarse de su dolor por unas horas”. Agregó que todos podemos formar parte de esa porción de humanidad que pretende identificarse con la humanidad: “Yo necesito que me integres y vos que yo te integre. Eso nos enseña Jesús”.
María de los Angeles Rojas

*

Entradas populares de este blog

Vivir la Cuaresma con misericordia

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada