Campeonato de los Exalumnos


Y el momento tan esperado por muchos llegó al fin el 17 de mayo. Después de muchos proyectos y anuncios, pese al  frío intenso de la noche, en esa jornada se inició el “Campeonato de Fútbol de Exalumnos de Don Bosco” en el querido Complejo Deportivo del "Ángel Zerda" de Salta, conocido por todos cariñosamente como "canchón”.


Esta primera edición del Campeonato de exalumnos lleva por nombre “Centenario del Ángel Zerda” en homenaje a los cien años transcurridos desde la inauguración del Colegio Salesiano en el edificio que actualmente ocupa, y también en recuerdo al centenario del gran benefactor de esta obra.
Están en juego los trofeos “Don Bosco Saltimbanqui” para el campeón de la categoría jóvenes (hasta 38 años), y “Don Bosco Santo” para los mayores. Son, en total, 22 equipos participantes. Además de los exalumnos del Colegio, hay dos equipos de antiguos miembros del Batallón de Exploradores, y uno de ex oratorianos.


El Campeonato se juega los lunes, miércoles y viernes, a partir de las 21.30. La convocatoria ha colmado las expectativas. Muy numerosos exalumnos se dan cita cada fecha, unos para jugar y otros para alentar a los participantes. Reencuentro, acompañamiento, compañerismo, y muchas ganas de jugar. Jóvenes de 18 años y otros de más de 40, hermanados por un mismo sentimiento, dejan todo de sí para que la fiesta sea total. Cada partido lo inician con el rezo de un Avemaría, saludando a la Madre que aprendieron a querer.


Las expresiones de júbilo, gritos y exclamaciones, levantan las temperaturas a veces frías, convirtiendo al canchón en el bullicioso patio de escuela de otros tiempos. El frío, que no puede detener el entusiasmo salesiano, termina siendo de la partida.


Este Campeonato llena de alegría a los organizadores, miembros de la comisión directiva del Centro de Exalumnos, y les brinda energías para encarar nuevos proyectos.

Agradecemos al blog de los Exalumnos por el texto y las fotos que ilustran este artículo.

*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada