¡Viva el Papa!

Seguro que por el resto de nuestra vida vamos a recordar lo que estábamos haciendo el miércoles 13 de marzo de 2013 a eso de las cuatro de la tarde...


En el segundo día del Cónclave que tenía como misión elegir al sucesor de Benedicto XVI, los cardenales de la Iglesia llamaron para ese servicio a un argentino: Jorge Mario Bergoglio, quien adoptó el nombre de Francisco.



Como siempre, el Colegio estaba lleno de chicos.
Los más pequeños, del turno tarde, reunidos en el salón "Ángel Zerda" esperaban que en la pantalla gigante apareciera el nombre del elegido, mientras gritaban sonoros "¡vivas!" al Papa y a la Iglesia.
Muchos chicos del Secundario se sumaron a ellos, a la salida de Educación Física.



Cuando se supo que el Papa era argentino, la emoción, que ya era grande, se volvió aún más intensa, en especial para los salesianos y docentes que estaban acompañando a los alumnos.

La aparición del Papa en el balcón, sus primeras palabras y su pedido de oración se vivieron con el corazón desbordante de un renovado amor a la Iglesia.


Al día siguiente, el gran tema de conversación fue el "Papa argentino". Chicos y grandes compartían lo que había leído, escuchado y vivido.



Mientras tanto, en Roma, el Papa empezaba su jornada rezando en la basílica de Santa María Mayor, el más antiguo templo de la ciudad dedicado a la Virgen.


¡Sigamos rezando por él!, como lo pidió humildemente en sus primeras palabras.
¡Y vivamos la alegría de tener un nuevo pastor!

* 

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada