Visita a las Iglesias



Esta tradición tan arraigada en el pueblo cristiano consiste en visitar siete templos y hacer un momento de oración en cada uno de ellos. Es un acto de desagravio por la injuria cometida a Nuestro Señor Jesucristo de ser llevado de un lugar a otro para ser juzgado y luego crucificado. Recordemos que Jesús fue trasladado:
Desde el Cenáculo hasta el huerto de Getsemaní, donde oró y sudó sangre.
Desde el huerto, donde fue apresado, hasta la casa de Anás, donde fue interrogado y recibió una cruel bofetada.


Desde allí fue a casa de Caifás, donde lo escupieron y padeció graves injurias y dolores toda la noche.
Luego fue llevado al palacio  de Pilato, el gobernador romano, donde fue acusado con falsos testimonios.
Después, al palacio del rey Herodes, donde fue escarnecido por él y toda su soldadesca.
Regresó luego al palacio de Pilato, donde fue azotado, coronado de espinas y escarnecido y condenado a muerte.
Del palacio lo llevaron al monte Calvario, cargando la cruz en la que fue crucificado.
La visita a los templos del Jueves Santo es un acto de desagravio en el que los fieles piden perdón a Dios por las ofensas que recibió Jesús al haber sido traicionado y entregado.


Muchos fieles realizan este recorrido solos o en familia, visitando los templos en los cuales la noche del Jueves Santo se encuentra expuesto el Santísimo Sacramento.
Desde 1926 se realiza en nuestra ciudad una peregrinación organizada por el Centro de Exalumnos Salesianos. Esta histórica tradición comenzó por iniciativa de un grupo de exalumnos de Don Bosco, y contó con el respaldo de Monseñor Roberto Tavella, primer Arzobispo de Salta, sacerdote salesiano él mismo.
A lo largo del tiempo, la peregrinación fue creciendo en participantes y devoción, trascendiendo las fronteras de la familia salesiana para convertirse en una celebración abrazada por toda la iglesia local.


Este año, la cita es el Jueves Santo, 28 de marzo, a partir de las 21.00. La peregrinación se iniciará en la Capilla “María Auxiliadora”, en la esquina de Bolívar y Caseros, y desde allí visitará los templos de Nuestra Señora de la Merced, San José , Virgen del Valle, Basílica de San Francisco, y Catedral Basílica. Como siempre lo hace, acompañará el peregrinar del pueblo el Arzobispo, Monseñor Mario Antonio Cargnello, quien en cada templo dirigirá un breve mensaje para iniciar un momento de oración personal y comunitaria.


La visita a los templos recuerda el dolor padecido por Jesús, abandonado por los suyos, y es un llamado a la conciencia para no abandonar en nuestros días a los hermanos que padecen injusticia y abandono.

*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada