¡Feliz Día del Maestro!



Con emotivos actos celebramos ayer anticipadamente el Día del Maestro. Hubo tiempo para la música, la reflexión, la poesía y el baile.
¡Saludos a todos nuestros maestros!












Compartimos una oración como modesto regalo:

Señor, te pedimos por los que nos educan.
Haz que encuentren en Vos la fuerza para comenzar cada día con entusiasmo renovado por su tarea, que nuestro descuido y abandono hace a veces tan difícil.

Que tu amor fortalezca la bondad de su corazón, que a veces nuestras actitudes están a punto de arruinar. 

Concédeles la luz, que guíe nuestros impulsos generosos y nuestras secretas aspiraciones, para que, junto a ellos, aprendamos cómo debemos amarte y cómo se edifica, en el trabajo cotidiano, la eterna catedral de Dios.

María Auxiliadora, madre y maestra, ruega por nosotros.

Amén.




*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada