¡Gracias, María!

¡Gracias, María, por ser nuestra Madre! ¡Gracias por tu amor y protección!

¡Gracias, Don Bosco, por habernos enseñado a amar a una Madre tan buena!

Las miles de personas que hoy compartimos la Procesión sentimos esta fiesta como un regalo de Dios que nos llenó el alma de alegría.

¡Viva María Auxiliadora!
























*

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada