Cien años de escuelas de artes y oficios

Luego de celebrar el Centenario de la llegada de los Salesianos a Salta, en el 2012 recordamos también un aniversario importante: el comienzo de las Escuelas de Artes y Oficios, que marcaran a toda una generación de salteños. Este tipo de instrucción es una característica compartida por muchos Colegios salesianos alrededor del mundo.


Desde los inicios de su apostolado en Turín, Don Bosco se preocupó por la educación de los jóvenes aprendices que llegaba a la ciudad en busca de un medio de subsistencia. El Oratorio festivo de los domingos estaba centrado en estos jóvenes, a quienes visitaba durante la semana en sus talleres y lugares de trabajo. Pensando en los aprendices, abrió cursos dominicales y escuelas nocturnas, y transformó al Oratorio en un hogar permanente para algunos.


Finalmente, fue en beneficio de ellos que insistió en firmar contratos entre aprendices y propietarios de talleres, que resguardaran los derechos de ambos, protegiendo en especial a los más débiles.
En el año 1853 comenzaron los talleres de zapatería y sastrería dentro del cobijo del Oratorio.


A ellos siguieron los de encuadernación, carpintería, imprenta y cerrajería. A lo largo de los años fueron innumerables las dificultades y amarguras que vivió Don Bosco para mantener esta iniciativa, pero su espíritu práctico se mantuvo firme en la convicción de que eran un medio privilegiado para abrir a los jóvenes perspectivas de un futuro mejor.


En una próxima nota veremos brevemente la trayectoria de las Escuelas salesianas de oficios en nuestra ciudad, ilustrada con algunas fotografías históricas.

Entradas populares de este blog

Miguel Magone, el pandillero de Dios

Don Bosco y el trabajo

Don Bosco y María Inmaculada